Loading...

La brecha salarial se reivindica como un mecanismo sistémico de desigualdad

El 22 de febrero es el día europeo contra la discriminación salarial entre mujeres y hombres, una desigualdad sistémica que se aplica en todos los sectores productivos.

La desigualdad salarial (o brecha salarial) entre hombres y mujeres es un hecho más que demostrado a través de estudios y datos estadísticos.

La brecha salarial es lo que gana de menos una mujer de media con respecto a lo que gana un hombre de media, y es un indicador de las potenciales desigualdades en las retribuciones entre hombres y mujeres.

¿Por qué es tan importante celebrar este día?

Para seguir poniendo el foco en las discriminaciones que las mujeres seguimos padeciendo en nuestra sociedad, y la discriminación salarial es una de ellas, ocurriendo de manera sistémica en todos los sectores productivos. 

Los factores que influyen en la brecha son numerosos y tienen una estrecha relación entre sí, veamos algunos de ellos.

  • Factores socioeconómicos como la segregación vertical y horizontal que están relacionados con los estereotipos y los roles de género todavía muy presentes en nuestra sociedad. La segregación horizontal hace que las mujeres sigan trabajando en los sectores menos valorados social y económicamente. La segregación horizontal representada por el más que conocido “techo de cristal” hace que para las mujeres sea más difícil (y en algunos casos imposible) acceder a los altos cargos y a las altas esferas de poder.
  • Factores relacionados con puestos de trabajo de menor prestigio social y con modalidades de contratación precaria y temporal (son las mujeres, las que tienen, en mayoría, más contratos temporales y precarios).
  • Factores relacionados con la mala praxis de muchas empresas que, entre otras, discriminan el trabajo realizado por mujeres, atribuyendo salarios inferiores por trabajos con el mismo valor, sin hablar de las discriminaciones en el desarrollo de carrera y en el acceso a la formación o capacitación.
  • Finalmente, factores relacionados a las responsabilidades familiares y la corresponsabilidad, que impactan muchísimo en la vida personal y profesional de las mujeres, ya que mayoritariamente son las que reducen sus jornadas para atender a las necesidades de miembros familiares. Familia, cuidado y responsabilidades domésticas todavía no se comparten por igual entre mujeres y hombres.

Estos factores hacen que las mujeres ganen menos que los hombres y esta situación, además de impactar en la realidad de las mujeres de hoy en día, constituye una lacra a nivel social y económico que se extiende hasta llegar a la edad de la jubilación.

Dentro de unos años, cuando las mujeres que hoy trabajan y perciben un sueldo se jubilen, llegarán a cobrar una pensión de un 30% menos que sus compañeros, puesto que su cotización ha sido inferior con respecto a los de los hombres, por:

  • Haberse acogido a una reducción de jornada por cuidado de niños/as o personas mayores.
  • Haber percibido menor sueldo (contratos precarios o temporales).
  • Por haber estado más tiempo entrando y saliendo del mercado laboral y haber estado meses/años sin cotizar.

Esta situación es insostenible e injusta puesto que las mujeres, según denuncia la UGT, trabajarían unos 51 días gratis con respecto a sus compañeros. 

Para calcular el número de días que las mujeres trabajan gratis al año, UGT utiliza los últimos datos relativos a la brecha salarial publicados por Eurostat. En este caso, la actualización más reciente del organismo consta de 2018, año en el que la brecha salarial en España se redujo al 14%, un 1,7% menos que la media europea.

A pesar de esta compleja e histórica situación, algo de esperanza se arroja en el futuro más inmediato de las trabajadoras.

Lo vemos en el Real Decreto-ley 3/2021, de 2 de febrero 2021, por el que se adoptan medidas para la reducción de la brecha de género y otras materias en los ámbitos de la Seguridad Social y económico (Disposición 1529 del BOE núm. 29 de 2021).

La finalidad de esta normativa consiste en el reducir al 5% la brecha de género en las pensiones, que se sitúa en torno al 30%, y se produce tras el nacimiento del primer hijo, momento en el que el progenitor (en un 98% de los casos mujeres) se encarga de los cuidados en detrimento de su carrera profesional con la consiguiente pérdida de ingresos.  Podrán solicitarlo tanto hombres como  mujeres, siempre y cuando acrediten que han disminuido sus ingresos a partir del nacimiento del primer hijo. Se establece una cantidad fija de 400 euros por hijo al cargo.

Además, de esta normativa tan útil como necesaria, recordamos también toda la normativa que regula los planes de igualdad, empezando por la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres y las normativas más recientes.

Según el Real Decreto-ley 6/2019, de 1 de marzo, de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, el artículo 28 de Igualdad de remuneración por razón de sexo afirma que el empresario está obligado a pagar por la prestación de un trabajo de igual valor la misma retribución, satisfecha directa o indirectamente, y cualquiera que sea la naturaleza de la misma, salarial o extrasalarial, sin que pueda producirse discriminación alguna por razón de sexo en ninguno de los elementos o condiciones de aquella. Pagar distinto salario a mujeres y hombres es ilegal en España.

Asimismo, recordamos el Real Decreto 902/2020, de 13 de octubre, de igualdad retributiva entre mujeres y hombres, que establece la obligatoriedad del principio de transparencia retributiva para todas las empresas del tejido económico español.

Esta normativa pretende combatir las discriminaciones sistemáticas en las empresas, poniendo a disposición de dichas empresas una serie de instrumentos y herramientas que les permiten mejorar su compromiso con la igualdad de trato entre mujeres y hombres.

Algunas de estas herramientas son: los registros salariales, la auditoría retributiva, el sistema de valoración de puestos de trabajo, y el derecho de información de las personas trabajadoras que ofrecen un mayor control y transparencia de las actuaciones de las empresas.

No faltan leyes en España sobre la igualdad de género, incluso podríamos decir que España es uno de los países de la unión europea más avanzado en normativas inherente a la igualdad de género. Aun así, queda camino por recorrer hasta llegar a una efectiva y real igualdad de trato y de oportunidades entre hombres y mujeres.

Por todas estas razones, y muchas más, hoy celebramos el día de la igualdad salarial, para no olvidarnos que la desigualdad de género siguen existiendo y que el camino hacia la igualdad necesita compromiso y acción por parte de todas.

¿QUIERES MÁS INFORMACIÓN?

Si tienes alguna duda o consulta, contacta con nuestras técnicas de salud financiera a través del correo electrónico saludfinanciera@nantiklum.org o los teléfonos 682 477 201 / 692 007 045 / 686 08 72 74 .

OTRAS NOTICIAS RELACIONADAS

2021-07-23T12:38:51+00:00