Nantik Lum Logotipo

10 preguntas sobre la factura de la luz

10 preguntas frecuentes sobre la factura de la luz

Artículo actualizado en agosto de 2022

En junio de 2021 empezamos a recibir el nuevo modelo de factura. Pero han sido muchos los cambios normativos, económicos y políticos acontecidos desde entonces. Todos ellos acaban repercutiendo en el precio final que los hogares pagan por su consumo de energía. Respondemos aquí algunas dudas habituales entre nuestras usuarias.

El junio de 2021 la factura de la luz cambió. En teoría, para que paguemos más por la energía efectivamente consumida y menos por la potencia contratada. Desde entonces ha habido muchos cambios tanto normativos, como políticos y económicos, y todos ellos acaban repercutiendo en el precio final que los hogares pagan por su consumo de energía. 

Respondemos aquí algunas dudas habituales entre nuestras usuarias.

Recuerda que debes contratar los kilovatios (kW) que realmente necesites; es decir, la potencia o cantidad de energía que te permite conectar todos los aparatos eléctricos que necesites usar sin que salten los plomos de casa. En la factura se denomina “término fijo” (facturación por potencia contratada).

El “término” o parte variable (facturación por energía consumida) dependerá de nuestro consumo durante el periodo de facturación, e incluye otros conceptos como el alquiler del contador y los impuestos.

La factura debe facilitar un código QR que nos permite acceder al comparador de ofertas de energía de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para comparar las ofertas de electricidad y/o gas que mejor se adapten a nuestros hábitos y necesidades.

Existe sólo una tarifa, con tres periodos obligatorios de discriminación horaria (punta, llana y valle). Las horas valle, las más baratas, son las nocturnas y todas las horas de fines de semana y festivos.

No obstante, si hemos contratado con una empresa (comercializadora) del mercado libre, cada cliente puede tener unas condiciones distintas: por ejemplo, hemos podido contratar una “tarifa plana” -que no discrimina por horarios- u otra que discrimine potencias por periodos punta y llano/valle.

Quizá esto te ayude:

Los clientes del mercado libre pagarán por la luz lo que indica su contrato, independientemente de si el precio de la luz sube o baja en el mercado energético.

Los clientes del mercado regulado (PVPC) no pueden anticipar cuánto pagarán por la luz. Sin embargo, pueden solicitar el Bono Social y su contrato no tiene ningún compromiso de permanencia.

El Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) es el contrato eléctrico establecido por el Gobierno (mercado regulado) en el que el precio pagado por nuestro consumo se corresponde con el precio de la luz en el mercado, más impuestos y peajes, sin incluir otros productos o servicios adicionales.

Sólo podemos contratar el PVPC con una de las comercializadoras de referencia reconocidas por el Gobierno, y si tenemos una potencia igual o inferior a 10kW.

La factura debe indicar si tenemos contratado el PVPC “con descuento por bono social”.

De momento, hasta final de año, están reducidos el IVA sobre la electricidad (al 5%) y el impuesto especial eléctrico (al 0.5%), y sigue suspendido el cobro del Impuesto sobre el Valor de la Producción de Energía Eléctrica (IVPEE).

Los consumidores vulnerables tienen un 25% de descuento en la factura (excepcionalmente, y hasta el 31 de diciembre de 2022, el descuento es del 60%). Los consumidores vulnerables severos tienen un 40% de descuento (hasta el 31 de diciembre de 2022, el descuento es del 70%).

Es importante saber que existe un límite de kilovatios (kW) de consumo anual con descuento para cada modelo de familia. Una vez sobrepasado ese consumo, el descuento del bono social deja de ser aplicado. ¡Haz un consumo responsable!

En Nantik Lum hemos diseñado esta calculadora del Bono Social para que, de forma rápida y sencilla, compruebes si cumples los requisitos para acceder a esta ayuda.

 

Puedes solicitar el bono social eléctrico si cobras el Ingreso Mínimo Vital (IMV) -o lo recibe algún miembro de tu unidad de convivencia-.

Se abonará automáticamente (en un único pago anual), sin que deban solicitarlo, a quienes ya recibían el social de la luz a 31 de diciembre del año anterior (o habían presentado la solicitud a esa fecha, si se resolvió favorablemente).

Es una ayuda entre 35 y 124 euros, dependiendo de nuestro grado de vulnerabilidad y de la zona climática de nuestro domicilio, para cubrir los costes de la calefacción, la cocina y el agua caliente sanitaria.

Si lo hacen, tu deuda tiene que ser superior a 50 euros y deben informarte en un plazo máximo de 30 días. Si tienes varios pagos pendientes, es obligatoria una notificación por cada uno de ellos.

El fichero de la ASNEF (Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito) es el más conocido. Para consultar si estamos registrados en él, recomendamos enviar un correo electrónico a sac@equifax.es (servicio de atención al consumidor), explicando en el mensaje que necesitamos saber si estamos registrados y adjuntando el DNI por ambas caras.

¡Ten cuidado de no entrar en páginas falsas de internet que gestionan trámites sobre impagos!

Cuando las distribuidoras de energía no envían las lecturas de consumos de sus clientes a las comercializadoras (empresa con la que contratamos la luz y/o el gas), éstas no pueden enviarnos las facturas finales, o emiten facturas con importe “estimado” (según la media de consumo de meses anteriores).  El riesgo es que acabemos recibiendo todas las facturas, o el importe debido acumulado, en un cargo único.

Debes estar pendiente de que recibes tu factura periódicamente (cada mes, cada 2 meses) y, si no es así, llamar a la empresa (comercializadora) para preguntar el porqué.

Ante retrasos o falta de envíos de facturas, tienes derecho a fraccionar el pago de la deuda en tantas facturas mensuales como meses hayas estado sin recibirla. Si así lo deseas, también deben ofrecerte la posibilidad de aplazar el pago.

Si tienes los recibos domiciliados, puedes devolverlos en la aplicación web de tu banco, o acudiendo en persona a tu oficina, llamando acto seguido a la comercializadora de referencia para explicarles el motivo de la devolución y solicitar una solución.

¿QUIERES MÁS INFORMACIÓN?

Si tienes alguna duda o consulta, contacta con nuestras técnicas de salud financiera a través del correo electrónico saludfinanciera@nantiklum.org o en el teléfono 686 08 72 74 .