Loading...

10 preguntas frecuentes sobre la factura de la luz

Se está generando mucha incertidumbre y expectación en torno a este nuevo cambio que afecta directamente a todos los hogares. Resumimos las claves de la nueva factura de electricidad.

Desde el 1 de junio, la factura de la luz ha cambiado. En teoría, para que paguemos más por la energía efectivamente consumida y menos por la potencia contratada. El cambio será automático para los clientes con tarifa regulada (PVPC). Los consumidores que estén en el mercado libre deberán estudiar las ofertas con la compañía eléctrica con la que tengan contrato. ¿Tienes dudas? Te las resolvemos:

Pretende ser más sencilla (dos páginas) y comprensible para los usuarios. Facilita información sobre las potencias contratadas y un código QR (mediante el cual podemos acceder al Comparador de Ofertas de Energía de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia), para poder valorar y elegir las opciones que más se adapten a sus hábitos y necesidades. Pero exigirá mayor atención del consumidor: deberá valorar y elegir sus potencias contratadas, adaptando sus necesidades, potencias contratadas y hábitos de consumo a la nueva normativa.

Por defecto, la potencia del consumidor doméstico (de hasta 15 kilovatios) será la que ya tenía contratada antes del 1 de junio en cada periodo horario. Pero tendrá la posibilidad de contratar dos potencias distintas para los periodos punta y llano/valle. Podremos cambiar las potencias dos veces al año, a contar desde el 1de julio, con un coste de gestión aproximado de 9 euros.

Ahora, en vez de 6 tarifas, existirá una única para consumidores domésticos, con tres periodos obligatorios de discriminación horaria (punta, llana y valle). Las horas valle, más baratas, son las nocturnas (desde las 12 hasta las 8 de la mañana), y todas las horas de los fines de semana y festivos. El objetivo de nueva tarifa es incentivar el ahorro energético y trasladar consumos al horario valle, evitando especialmente las horas punta.

Según la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), el impacto de las nuevas tarifas en un hogar tipo (4.6 kW y 3500 kWh de consumo anual) que tenga contratada la tarifa regulada PVPC será casi inapreciable: un 0,7% de ahorro (5 euros al año). Además, afirma que los hogares ya disfrutaban de una tarifa con discriminación horaria perderán incluso esa ventaja: su factura se incrementará en un 9.3% (58 euros anuales).

Se pretende que la parte fija (facturación por potencia contratada) y variable (facturación por energía consumida) financien al 50% los cargos y peajes.

En general, la nueva factura encarecerá el término variable (facturación por energía consumida) y abaratará el fijo ((facturación por potencia contratada). De ahí quizás el insignificante ahorro que denuncia la OCU.

La nueva factura no rebaja los impuestos. De hecho, al 21% del IVA se sumará un 5,1% del impuesto sobre la electricidad (que grava su fabricación y debemos pagar con independencia de nuestro consumo).  Diferentes organizaciones de consumidores y usuarios ya han manifestado su desacuerdo con esta “doble imposición”.

El impacto de las nuevas tarifas será muy diferente según la distribución de los consumos y el esfuerzo de cada hogar para modificar sus costumbres.

El nuevo modelo afectará únicamente a los consumidores que se encuentren en el mercado regulado PVPC (Precio Voluntario al Pequeño Consumidor).

Si en su día contratamos la luz con un comercializador libre, es aconsejable consultar las ofertas de las diferentes empresas en el citado Comparador de Ofertas de Energía.

Debemos tener en cuenta que cada cliente puede tener un precio distinto, pues ni el término fijo -potencia contratada- ni el variable -energía consumida- están regulados. Según lo que contratemos con nuestra empresa comercializadora, tendremos una “tarifa plana” -que no discrimina por horarios-, u otra que discrimine potencias por periodos punta y llano/valle.

Los comercializadores regulados, que aplican los precios fijados por el Gobierno, tramitan las solicitudes del bono social. Parece que, aunque habrá que analizar cada caso para comprobar el posible margen de ahorro, la nueva normativa no afectará tanto a los “consumidores vulnerables” como la implantación del bono social en 2017. Dicho de otra forma, el mayor ahorro les vendrá dado por la concesión o mantenimiento del bono social y no por estas novedades.

La Directora de Energía de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha recomendado la consulta de su web para encontrar respuestas a preguntas frecuentes, y ha manifestado que elaborarán guías específicas y una herramienta para entender la nueva factura.

Las condiciones y requisitos para solicitarlo y renovarlo no cambian, y la potencia, como antes, no será superior a los 10 kilovatios (kW) en ninguno de los periodos horarios. La factura detallará si somos consumidores acogidos a PVPC con bono social.

Aunque cada cliente tiene su propio “ciclo de facturación”, si no hemos acordado nada nuevo con nuestra compañía antes del 1 de junio, nos facturarán por defecto conforme a la potencia que teníamos contratada hasta ahora. Si se solapan consumos vinculados al contrato anterior y al nuevo que, en su caso, hayamos acordado, la factura debe diferenciar los conceptos relacionados con cada periodo (anterior y posterior al nuevo modelo de factura).

Si nosotros no las consultamos, las comercializadoras no están obligadas a informarnos sobre nuestra potencia máxima demandada durante cada periodo del último año hasta septiembre.

Hemos preparado una guía para entender el nuevo modelo de la factura de la luz. Descárgatela aquí.

¿QUIERES MÁS INFORMACIÓN?

Si tienes alguna duda o consulta, contacta con nuestras técnicas de salud financiera a través del correo electrónico saludfinanciera@nantiklum.org o en el teléfono 686 08 72 74 .

OTRAS NOTICIAS RELACIONADAS

2021-07-23T11:07:50+00:00