Loading...
MICROFINANZAS2018-09-05T14:08:00+00:00

QUÉ SON LAS MICROFINANZAS

Las microfinanzas hacen referencia a una serie de servicios y herramientas destinadas a atender las necesidades de aquellas personas que, por diferentes razones, no pueden acceder al sistema financiero tradicional.

Aunque el concepto de microfinanzas nace derivado del de microcrédito, las microfinanzas comprenden un mayor número de servicios que van más allá del crédito pues incluyen otros servicios financieros. Desde sus inicios, que podemos situar en Asia y en América Latina en los años 70, las microfinanzas han sufrido una evolución realmente importante tanto a nivel cuantitativo como cualitativo. Las microfinanzas hacen referencia también a productos de ahorro, seguros, créditos hipotecarios, etc. Con el objetivo de que todos ellos estén adecuados a las características y necesidades de la población a la que se dirigen.

De la misma forma que el concepto y el significado se ha ido ampliando con el paso del tiempo también han aumentado el tipo de entidades u organizaciones que ofrecen servicios microfinancieros: entidades sociales, fundaciones, ong, entidades sin ánimo de lucro, cooperativas, grupos informales, cajas de ahorro, entre otras.

En la Fundación Nantik Lum entendemos que las microfinanzas van más allá de los aspectos y servicios financieros y están compuestas por dos elementos principales: los servicios financieros y los servicios no financieros. Creemos y trabajamos con las microfinanzas como herramientas no solo de inclusión financiera sino de inclusión social y laboral.

Por servicios financieros hacemos referencia principalmente a la gestión de solicitudes, entrega y seguimiento de microcréditos. Los servicios no financieros reúnen aquellas actividades fundamentales para conseguir el buen funcionamiento del acceso a la financiación como son la formación, el asesoramiento y especialmente el acompañamiento de las personas usuarias.

Las microfinanzas, tanto los servicios financieros como los financieros, tienen un marcado carácter social y permiten fomentar el desarrollo y las capacidades de las personas a las que van dirigidas, empoderarse y hacerse dueñas de su propio futuro.

QUÉ SON LOS MICROCRÉDITOS

El término microcrédito tiene diferentes acepciones. En el contexto europeo se refiere a un préstamo de hasta 25.000€ concedido sin avales ni garantías reales. Los microcréditos, como parte de las microfinanzas, comparten su carácter social y su principal objetivo es apoyar a personas que quieren poner en marcha su propio negocio o un proyecto emprendedor.

Son un instrumento de financiación fundamental para muchas personas y su principal características es que la decisión sobre su concesión se basa en la confianza y en el trabajo o proyecto presentado por la persona que lo solicita. Además como están dirigidos a personas excluidas del sistema bancario tradicional se presentan como una de las principales fuentes de financiación alternativas.

El origen de los microcréditos se remonta a 1974 en Bangladesh, cuando el economista Muhammad Yunus, entonces profesor universitario, puso en marcha una iniciativa inédita hasta aquel momento: prestar dinero a mujeres pobres sin exigir ningún tipo de garantía a cambio. Lo que comenzó como un intento por ayudar a un número limitado de personas creció hasta convertirse en el actual Banco Grameen de Bangladesh.

El legado de Muhammad Yunus, también llamado “el banquero de los pobres”, inspirador del trabajo de la Fundación Nantik Lum, se ha expandido a lo largo y ancho de los cinco continentes como una herramienta eficaz para mejorar la distribución de la renta, favorecer el desarrollo social y económico y reducir la pobreza y la exclusión.

Desde aquellos inicios en los años 70, el concepto, la definición, las cantidades que los componen y el uso de los microcréditos ha ido evolucionando y adaptándose a la realidad de los distintos países en los que se aplica y a los grupos sociales a los que va dirigido.

En el caso de España y de Europa, su principal característica es que van dirigidos, normalmente, al desarrollo de actividades productivas y a la creación de empleo. Los microcréditos en el contexto europeo se entienden como herramientas financieras promovidas por entidades sociales y financieras, también por administraciones públicas, para la puesta en marcha o consolidación de microempresas como herramienta de lucha contra el desempleo y la exclusión financiera, social y laboral.

Como se señala en el Glosario básico sobre microfinanzas elaborado por la Fundación Nantik Lum, existen una serie de elementos que nos permiten entender qué son y qué no son los microcréditos. Los microcréditos son un instrumento de financiación cuyo objetivo final es mejorar las condiciones de vida de las personas en situación o riesgo de exclusión a través de la puesta en marcha de un pequeño negocio que permita generar ingresos suficientes con los que devolver el préstamo y mejorar su nivel de vida y el de su familia.

Los microcréditos nacen como respuesta a la falta de acceso al crédito por parte de millones de personas excluidas de los sistemas financieros formales en países de todo el mundo. Para que las personas sin posibilidad de acceder a crédito puedan obtener financiación y aprovechar las oportunidades económicas que se les presentan, poniendo en marcha algún pequeño negocio.

Como se ha señalado, los microcréditos se conceden en virtud de la confianza, en el potencial de la persona que lo recibe y no en virtud de las posesiones, propiedades, avales o garantías patrimoniales. El microcrédito se basa en la confianza de que la persona a la que se le ha prestado el dinero lo devolverá, bien porque su proyecto de negocio supone en sí mismo un aval económico, bien porque existe un aval o garantía solidaria –cuando el microcrédito se concede a un grupo solidario–, pero sobre todo, porque la persona ofrece una seguridad de reembolso: su dignidad es la mejor garantía.

¿BUSCAS MÁS INFORMACIÓN?

Visita nuestra sección de investigación o escríbenos